Pedraforca o la muntanya de les bruixes

El Pedraforca és una de les muntanyes més emblemàtiques de Catalunya, situada entre els termes municipals de Gósol i Saldes, al Berguedà. Té una forma molt peculiar, formada per dues carenes paral·leles (els pollegons) unides per un coll (enforcadura). El pollegó superior té una alçada de 2506 metres, amb un cim secundari anomenat el Calderer a 2497 metres, i el pollegó inferior de 2444 metres. L'enforcadura se situa a 2356 metres i té una tartera a cada banda.

Pedraforca desde la carretera de Saldes
Dades de la sortida

Distància: 9.2 km                    Circular: SI                       Temps: 5h
Alçada màxima: 2506m          Alçada mínima: 1583       Dificultat: 4/5


Hi han dos o tres rutes per arribar al Pedraforca peró nosaltres farem servir la més clàsica, la pujada per la via Estasen. A quarts de set en Toni i jo ens trobavem a l'aparcament als peus del Pedraforca. La vista era impresionant, els primers rajos de sol iluminaven la muntanya, els pollegons semblaven dos fanalets de paper encesos en tant que les muntanyes i boscos propers quedaven ennegrits i enfosquits.... Realment aquesta muntanya té alguna cosa divina o especial i fa honor a les llegendes de bruixes i sants que d'ella s'expliquen.

Il·luminada pel sol amb la lluna pel damunt

Pel camí de pujada

Abans del primer tram més vertical
La sortida desde el refugi es dura, de seguida prenem alçada i aixó es nota en el fort desnivell i el pendent pronunciat que té en els seus primers dos o tres quilómetres, el coll del Verdet i la canal amb el mateix nom fan treure el millor que tenim i possa a prova la nostra resistència física i mental. Peró la visió màgica del cim fa que pujem amb més convicció. Un cop superat aquesta canal ens aturem a beure aigua i fer un mos abans d'iniciar la grimpada.

De camí cap a la grimpada

Mira que si cau¡¡¡

Contents abans de grimpar

Ara comença el tram més divertit i atractiu de tota la sortida, la grimpada. És una pujada agraida, ja que la orografia del pollegó permet diferents formes de fer l'ascensió i et dona moltes alternatives alhora de pujar. Després de 35 minuts de grimpada hem fet cim. Impresionants vistes i paissatges d'escàndol i també un problema..... comença a pujar la boira. Així que fem les fotos de rigor i comencem el descens cap a la tartera. En tant que baixem tinc la impresió de ser en un rocall perdut a la lluna, cap rastre de vegetació, cap animal, cap sorollo, res de res, excepte pedres i parets verticals.

Més val començar a pujar que arriba la boira

Dalt del Pollegó

El camí per la tartera sembla fàcil; total, només és baixar.... Donc no, és molt més difícil del que sembla, el fet que les roques i les pedres no estiguin fixades al terra i que a cada pas que dones les pedres despreses et van colpejant als talons i els besons fa que la baixada sigui molt dura, molt dolorosa i interminable. Quan vam arribar al corriol que ens portava de nou al refugi, ens vam haver d'aturar per netejar amb aigua tots els talls i esgarrapades que les pedretes ens havien anat marcant tot el descens. Un gran record en forma de tall del descens de la tartera.

Descens del Pollegó superior amb la Tartera i el Pollegó
inferior davant.

Sembla d'un altre món

Impresionant¡¡¡

Toni gaudint de la baixada
Bruixes al Pedraforca
 La llegenda del Pedraforca diu que la nit de Sant Silvestre (31 de Desembre) les bruixes saltaven i ballaven per sobre de les argelagues, i que la  forma caracteristica del Pedraforca es donada perque a la muntanya hi havien dos bandols de bruixes, en tant que feien el seu aquelarre les bruixes rivals cridaven i es barallaven. Els habitants de Saldes es van espantar i tots plegats van començar una oració demanant l'ajuda de Sant Miquel (el general dels exercits de Déu). Aquest va atendre les pregaries i va baixar del cel fins al cim de la muntanya i amb un cop d'espasa va trencar en dos la muntanya deixant a cada banda els dos grups de bruixes.




Puigmal desde el Collet de les Barraques

Esta mítica montaña durante un tiempo se pensó que era el pico más alto de Cataluña, incluso hoy en día hay gente que la considera la montaña más alta del Pirineo oriental, cuando en realidad es la cuarta, por detrás del Carlit, la Tossa de Lles y el Puigpedrós. Pese a ello el Puigmal no ha perdido su fama y tras el Carlit, es la montaña más visitada de la Cerdenya, aunque lo es más por el Ripollés, saliendo desde Nuria. De formas dilatadas y redondeadas a finales del siglo XIX se pidió a los excursionistas que tirasen en su cumbre capazos de tierra para superar la altitud del Carlit, que era considerado una montaña francesa.

Panorámica desde el Puigmal.

Datos de la salida.

Trayecto: 16,5 km                  Circular: SI                    Tiempo: 5h40'
Altura máxima: 2910             Altura mínima: 1910       Dificultad: 3/5

Era una mañana fria de Octubre, tras una hora y media en coche llegamos al lugar de inicio de la salida, el Collet de les Barraques, una pequeña esplanada a 1910 metros de altura en medio de un denso bosque de pinos negros y abetos majestuosos. Era pronto y la temperatura rondaba los 8 grados, todo un lujo teniendo en cuenta que mil metros más arriba ibamos a estar bajo cero. Tras calzarnos las botas y acomodarnos la mochila empezamos el camino.

Al final del camino: El Puigmal

Jose, María José y Toni antes de subir
Todo recto... nada más empezar y para entrar en calor nada mejor que un recto a través del bosque, vamos sorteando las enormes raices que desgarran el suelo y lor troncos podridos que yacen entre las rocas como soldados caidos durante el furor de la batalla, a medida que vamos subiendo el bosque se va despejando y los arboles dan paso a un paisage mucho más austero, mucho más alpino.

Hacia el Puig de Dorria

Escarpado y abrupto
Ahora sólo vemos pequeños arbustos y muchas rocas. Levantando la vista ya podemos contemplar la cima del Puigmal, una masa bruna y redondeada que se alza sobre el resto de picos. Vamos siguiendo un camino cercado que se pierde en el horizonte. Aquí tuvimos el primer susto. Nuestra compañera Maria José sufrió una pequeña lipotimia y paramos la marcha unos instantes hasta que recuperó el color de la piel.


Inmortalizando el momento
Jose y de fondo los Pirineos
Seguimos subiendo, y en menos de una hora ya hemos alcanzado el Puig de Dòrria, donde realizaremos una breve parada para reponer fuerzas y comprobar que nuestra compi realmente se encuentra en condiciones de seguir con el ascenso.
  Nos refugiamos del aire gélido dentro de un cercado de piedra que usan los pastores para resguardarse del frio viento, aunque duramos poco en ese lugar. Un par de buitres de tamaño más que considerable empezaron a volar sobre nuestras cabezas realizando círculos cada vez más pequeños, como si esperasen a que uno de nosotros cerrase los ojos para lanzarse en picado y tomarnos como aperitivo. Por si acaso, no les dimos esa opción. Mochilas al hombro y ha reiniciar la marcha.

Refugio en el cim de Dòrria
Durante los siguientes kilómetros el trayecto fue mucho más cómodo. Fuimos por la carena de la montaña hasta llegar a la base del Puigmal. Ese paso de carena se conoce como el Pas dels lladres, ya que era un camino muy concurrido por los traficantes de tabaco y alcohol que pasaban este material entre Francia y Cataluña. Era gracioso pensar que, dependiendo de que lado de la montaña cayeras en caso de accidente, te vendrian a recoger o bien los mossos d'escuadra o bien la gendarmerie francesa. Con este pensamiento de imbecil llegué a la base del Puigmal, habiamos sorteado casi 800 metros de desnivel en unas dos horas y ahora ibamos a tardar casi una hora más en conpletar los doscientos metros que nos separaban de la cima, y no por ir serpenteando el contorno de la montaña sino por ser francamente empinado y resbaladizo. Muchos minutos y muchas paradas despues coronamos el Puigmal.

Atacando el Puigmal
Pas dels Lladres
Ya asoma la cruz del Puigmal
Allí estaba la cruz conmemorativa, el fin de la ascensión, la culminación de la etapa.....o eso creia yo. Pero en la cima no sólo está la cruz de hierro, también encontramos las primeras estrofas de un fragmento de la obra de Mossén Cinto Verdaguer llamada Canigó. La estrofa dice así:

De puig en puig pel coll de Finestrelles
s'enfilen de Puigmal a l'alta cima
tota la terra que el meu cor estima
des d'ací es veu en serres onejar
Olot i Vic, Empuries i Girona
i allà, en lo cor de l'espanyola marca
lo Montserrat, de quatre pals, com barca
que d'Orient la perla ens ve a portar.

Bonito, muy bonito....pero ahora toca el descenso, y si la subida fue lastimosa y cansina, la bajada no va a ser mucho más agradable. El suelo rocoso parece desprenderse bajo nuestros pies y a cada paso dado le sigue un resbalón. Parece que en cualquier momento bajaremos rodando hasta llegar al parquing de Fontalba. Una vez allí vamos recorriendo las laderas de la montaña de nuevo entre pinos y abetos y sorteando a las vacas que pacen tranquilas por las terrazas naturales.

Carlos, Toni y Jose (de izquierda a derecha)
María José de cuclillas

Mossen Cinto Verdaguer. Canigó


Coll Formic i el Pla de la Calma

El turó de Coll Formic és un promontori discret, que s'alça només 140 metres per damunt de la collada del mateix nom, tanmateix és un bon mirador del Matagalls, la Calma i horitzons més llunyans. L'itinerari és molt curt i aprofitem per ensenyar als més petits a buscar les marques dels GR, les fites verticals i les fites de pedra així com l'ús més bàsic de la bruixola.

El Matagalls al fons
Situats al costat nord de la collada seguim la pista que puja a l'oest, passant pel costat del restaurant que trobem allà mateix (al km 26 de la carretera de Santa Maria de Palautordera a Seva). El camí casi no presenta dificultats i és molt planer. Una pista forestal ample i ben senyalitzada ens condueix cap al pla de l'Ase Mort i al Pla del Café, on, després de descansar i jugar una miqueta reprendrem el camí de tornada.

"Nos paramos aquí": Dijo Enci

Dos sobre el Café.... o lo que queda de él
(Victor y Edgar)
Encara que sigui un lloc molt tranquil hem d'anar amb comte amb els ramats que pasturen per aquella zona i que, de tant en tant, es creuen pel mig de la pista forestal. En principi no ha de passar res perque aquest bestiar està acostumat a trobar-se amb gent, però, no deixen de ser animals i per tant, millor extremar les precaucions. També hem d'extremar les precaucions amb el pas de vehicles, ja que hi han itineraris per la calma que tenen el seu inici al Pla de l'Ase Mort o a les Pedres Blanques.

Ruinas del Hostal del Café




El Castell de Burriac i la Creu de Montcabrer

Datos de la salida:

Distancia: 14.8 km              Circular: NO                       Tiempo: 4 horas
Altura máxima: 414 m.        Altura mínima: 153 m         Dificultad: 2/5    

Quien hubiera dicho que en el corazón del Maresme iba a encontrar una salida con una ascensión tan intensa y dura. Como viene siendo habitual a las seis y media de la mañana ya estaba en marcha. Esta vez el trayecto de aproximación en coche iba a ser corto. En escasa media hora ya había llegado a mi destino, Argentona, para más señas, justo delante de la Font Picant (fuente picante) donde tras sortear una cadena y cruzar un pequeño parque encontramos una pista forestal que sube directamente al Castell de Burriac.

Subiendo al castell del Burriac
Pero ese día me levanté rebelde y decidí subir por una regata angosta, empinada y muy resbaladiza que subía directamente a la a los pies del castillo. Tardé un poco más de lo previsto, pero mereció la pena. Una
vez embarrado, cansado y con las manos llenas de rasguños llegué a lo alto del cerro, el Turó dels Oriols. Aún era pronto y las nubes no habían alzado el vuelo, aún así las vistas del Mediterráneo eran increibles. Desde el turó vamos siguiendo el pequeño sendero de la carena hacia la derecha, dejando el mar a nuestra izquierda hasta llegar a la pista forestal que nos conducirá hasta el Castell.

Haciendo una paradita y tomando aire

Me siento observado


La pista que lleva al castillo está asfaltada con restos de la corteza de los árboles que han podado para ensanchar el paso a los vehículos que están reconstruyendo parte del conjunto. Desde la base no tardamos más de 5 minutos en alcanzar el porticón de entrada a la fortaleza.

el último repecho
El castillo se construyó sobre una torre defensiva anterior, la primera documentación sobre la fortaleza data del año 1017, en un documento que Berenguer Ramón I recibe de la condesa Ermessenda, su madre. Se trata de un recinto de planta irregular que se adapta a lo escarpado del terreno. La parte del servicio presenta un bastión, al lado de la puerta principal, y un recorrido de muralla que acaba en un patio interior, destinado a las estancias del servicio, el ganado y el almacén. La parte soberana o de residencia dominada por la Torre de l'homenatge, de planta circular, donde también se encuentra una cisterna romana (silo) reutilizada y la zona de salas nobles con la capilla de Sant Vicenç, flanqueada por la sala de armas de estilo gótico.

Torre de l'homenatge

Capilla de Sant Vicenç
Una vez visitado el castillo deshacemos lo andado y nos dirigimos hasta el monolito conmemorativo, desde aquí nace una pista que nos llevará hasta la parte alta del Rocar del Viver y la colina dels cirerers (colina de los cerezos). Esta pista desciende suavemente hasta llegar casi a la entrada del parque natural por Cabrera de Mar, allí otearemos el horizonte para ver la fita que nos llevará a la colina del infierno y luego a la colina de Montcabrer. En este cruce hay un antiguo hito hecho con cuatro piedras que señalan los puntos cardinales y los restos de tres horcas medievales utilizadas en los siglos XIV y XV para ajusticiar criminales y malhechores.

Colina de l'infern
A pocos metros encontraremos finalmente la Creu de Montcabrer, a pocos metros de la cruz encontraremos un pequeño sendero (marcado con un fita de piedra) que nos llevará a la Cova de les Encantades o de les Bones Dones (Cueva de las encantadas o de las buenas mujeres) dónde según la leyenda vivía una vieja bruja que protegía a la gente de los alrededores.

Creu de Montcabrer





Les coves del Toll (Moia)

La cova del Toll són unes coves prehistòriques situades a Moià (Bagés), tenen un total de 1148 metres de profunditat però la part que es pot visitar només és de 180 mertres. Aquestes coves tenen forma de "L". Les coves es divideixen en dos sectors, la galeria sud de 108 metres, que era la zona ocupada per l'home prehistòric i la galeria Est, de 80 metres, que travessa el curs d'un riu subterrani de canal intermitent.

Nora, Víctor i jo a l'entrada de les coves
El cau...... de la béstia¡¡¡
Aquesta és una de les coves prehistòriques de Europa més rica en fauna del quaternari, l'época compressa per la glaciació Würm, s'han trobat fossils i restes de hipopotams, rinoceronts, ós de les cavernes, lleons, isards, etc. Peró la troballa més important va ser la d'un individu masculí no gaire alt de tipus alpí del qual s'ha trobat l'enterrament i que s'acompanyava d'un fermall metal·lic d'origen centro-europeu. Recentment s'han trovat els cosos de dos individus de poca edat també en posició fetal.

Interior de la cova principal

Troballes a l'interior de les coves
 També trobem representat la manera de treballar en les excavacions en una cova propera on també s'han trovat vestígis molt antics. Vora la zona de picnic, s'han recreat tota una serie de maquetes a mida real dels habitatges que es feien servir a les diferents époques dels primers homínids que van assentar-se en aquesta zona.


reproducció dels primers asentaments humans




De Santa Fe del Montseny a Coll Samola

Otra ruta más por el Parque Natural del Montseny, este itinerario es muy parecido al del Pantano de Santa Fe y está pensado para realizarlo con los peques, la duración de la salida es de aproximadamente 1 hora y media a un rimo tranquilo. Es un camino amplio y sin ningún tipo de problema para orientarnos a excepción del último tramo.

Caminos amplios y muy frescos

Partimos en el mismo punto que en la salida del Pantano de Santa Fe, es decir, en el kilómetro 21 de la carretera BV-5114 de Sant Celoni a Sant Marçal, justo al lado del colegio de Natura de Can Lleonart.
De espaldas a este centro avanzaremos por una pista llana que nos conducirá a un hayedo, este tramo discurre por amplios caminos de tierra cortados por numerosas rieras hasta llegar a la Font de la Teula, donde, supuestamente, nace la riera de Riells. Pasada la fuente veremos dos hayas gigantes, con unos troncos descomunales y a partir de aquí iniciaremos el descenso que nos llevará prácticamente al margen de la riera.

Pequeña riera de Arbúcies
Escuchando el sonido del agua

Vistas espectaculares. Al fondo Arbúcies

Ahora tomamos la pista que baja de las ruinas de Can Prim y en muy poquito tiempo llegamos a Coll Samola (1078m) límite de los municipios de Riells, Arbúcies y Fogars de Montclús. Aquí iniciamos quizás el tramo más complicado por la sencilla razón de que no existe un camino evidente y se trata de un antiguo paso de pastoreo que hoy está cubierto de arbustos espinosos y vegetación alta que no ayuda a vislumbrar un camino apto.

De camino a Coll Samola

En Coll Samola
(Victor, Carlos, Nora y Judit)
De todas maneras, tras sortear un talud (dejando la señal de orientación a nuestra espalda) y tras cortar varias veces un supuesto "camino" llegamos al Pla del Rovirol, donde planearemos por un pista que nos invita al interior de un bosque de coníferas que desemboca en las ruinas de Maçaners.Seguimos esta pista forestal hasta la Font de la Roureda, donde podremos observar robles de una gran belleza y luego un campo de castaños que nos conduce al Pla del Forn. Al fondo del sendero veremos la silueta de Can Lleonart y finalmente el aparcamiento del Hotel Santa Fe.

De nuevo hacia el Hotel Santa Fe

Mi pequeña senderista....